La mejor forma de mejorar tus ventas, sin pasar el día en redes sociales, diseñar funnels de 173 pasos ni organizar grandes lanzamientos.

No hay nada más inútil que desaprovechar una oportunidad.

Y tener una lista de suscriptores a los que solo les mandas las actualizaciones del blog y alguna que otra campaña comercial , es un derroche de oportunidades.

Pero lo primero que debes saber es que mi lista de suscriptoras es ridículamente pequeña.

Lo más “lejos” que he llegado han sido unas 2.500 suscriptoras.

Fue un gran hito… para mi ego…

Porque vender, lo que se dice vender, vendía menos que ahora.

Digo esto porque si una lista de 500 suscriptores es demasiado modesta para ti, puedes dejar de leer aquí.

¿Seguimos?

Bien.

Cuando no vendes, es fácil ponerte a buscar soluciones ingeniosas.

Algunas personas prefieren diseñar funnels de venta de 300 pasos.

Otras personas prefieren ir a lo sencillo.

Si alguna vez has pensado que ganar dinero con el email marketing  requiere grandes audiencias y muchas automatizaciones…

En esta página te voy a mostrar cómo puedes hacerlo, y con menos complicaciones de las que crees.

¿Sabías que la mayoría de listas están llenas de zombies que nunca comprarán?

Hay una muy buena razón por la que la mayoría de tus suscriptores nunca harán click en ninguno de tus enlaces...

no tiene nada que ver con el tamaño de tu lista, lo que vendes, ni tus precios.

Verás.

Mucha gente se pone nerviosa a la hora de escribir a su lista.

Tienen miedo de molestar. 

De no aportar valor. 

De provocar rechazo…

Y así es como acaban mandando un email al mes, o ni eso.

Y el día que lo mandan, la respuesta es horrible.

No abren.

No pinchan.

Y se desuscriben.

Nos han dicho que para conseguir ventas teníamos que  entregar muchísimo valor de forma totalmente gratuita…

Para así poder incluir una pequeña proporción de emails de venta sin sentirte culpable molestar.

Y así es como acabas tirándote dos días para escribir el mega-email.

Mega-lleno de valor.

Y la mayoría de veces no recibes ni una sola respuesta.

Nada de feedback.

Solo el cri-cri de los grillos.

¿Lo estarán leyendo?

¿Estará gustando?

Cuando nadie contesta, cuesta saber si está gustando o no.

Y admitámoslo.

La mayoría de la gente nunca responde.

Por mucho que le haya gustado.

El problema viene cuando, no hay respuesta, pero tampoco hay ventas.

Ese sí es un gran indicador.

Pero seguimos atrapadas en la improductiva desproporción: valor gratuito a raudales + escasos y tímidos emails de venta.

Y llega un día en el que mandas un email que tú misma consideras flojo, que incluso dudaste en si mandarlo o no, lo haces, y te llueven las respuestas.

Y flipas.

Pero si es una mierda de email.

Los emails que suelen generar más interacción son emails que hasta te daba apuro mandar porque no les veías el valor por ningún lado.

Y sin saber por qué…va y funciona!

Tendemos a pensar que nuestros emails van a molestar.

Que resultarán intrusivos.

Crearán rechazo y mil milongas más.

Y para contrarrestarlo los atiborramos de valor.

Preparamos emails exhaustivos que demuestren que sabemos de lo que hablamos.

Con la esperanza de despertar interés, que el suscriptor se fije en nosotras y desee saber más.

Y lo sé porque he estado ahí.

Alternando el contenido de valor con las promos de un lanzamiento.

Desesperada por encontrar la forma de conectar.

Preocupada porque las ventas no terminaban de despegar...

Y buscando las soluciones en otro lugar.

Plantillas, estructuras pre-diseñadas y copiando frases exactas que otros usaban y se suponía que debían funcionar…

¿Sabes cuál era el verdadero problema?

Mis emails tenían menos personalidad que un caracol.

Error de pardilla novata.

Me había dedicado a replicar lo que hacían los demás.

Sin pararme a pensar.

Sin cuestionarme si tenía sentido o no.

Sin tener en cuenta mi público, mi alcance ni mi personalidad.

Cegada por la inseguridad.

Buscando plantillas probadas que poder utilizar.

Usando las mismas frases y estructuras enlatadas que todos las demás.

Frustrada porque a mí no me terminaba de funcionar...

Sin darme cuenta de lo que fallaba de verdad.

Sin conexión, no hay ventas.

Ojo.

Esto lo sé ahora.

Hace un par de años estaba convencida de que necesitaba aumentar mi lista para ver resultados.

Que tal vez era un problema de precio...

Y que tenía que seguir aportando valor para generar confianza, ganar autoridad e incentivar mis ventas.

Cagada sobre cagada sobre cagada.

Suerte que las redes sociales nunca me gustaron

Porque si no habría perdido varios meses más intentando generar toda esa conexión, autoridad y cercanía a base de emisiones en directo, reels y vete a saber tú qué historias más.

¿Significa esto que las redes sociales no funcionan?

Supongo que puede ser una buena estrategia si está alineada con tus valores y tu personalidad.

Pero puede llegar a resultar algo forzado y postizo si eres introvertida o prefieres el contacto cercano, con menos postureo y mucho menos ruido.

Y cuando algo no sale de forma natural...es imposible conectar.


EMAILS QUE CONECTAN Y GENERAN CONFIANZA

Un taller para establecer una relación natural y auténtica con tu lista de suscriptores, siendo tú misma y vender sin estar vendiendo.

Entre otras cosas veremos:

  • Cómo generar confianza a distancia y las cosas que no debes hacer, y casi todo el mundo hace.
  • Los 3 ingredientes que no pueden faltar en tus comunicaciones si quieres aumentar tus ventas, y que no tienen nada que ver con aportar más y más valor.
  • Cómo conseguir que tus suscriptores tengan ganas de saber de ti y deseen verte aterrizar en sus bandejas de entrada.
  • Dos ejemplos prácticos con los que verás la diferencia entre un email del montón y un email que conecta de verdad. A partir de ese momento detectarás a la legua cualquier email enlatado y falto de personalidad.
  • Las ventajas del email diario y lo que debes aplicar aunque escribas con menos periodicidad.
  • Cómo encontrar tu propia voz, conectar con tu audiencia y sentirte realmente bien al mostrarte con naturalidad.
  • La importancia del efecto “Me has leído el pensamiento y cómo propiciarlo.
  • Recomendaciones para asegurarte que tus suscriptores leen tus emails hasta el final y acaban haciendo click donde tú les quieres llevar.  Un email dejado a medias tiene pocas posibilidades de triunfar.
  • Cómo estructurar tus emails y el trabajo previo que puedes hacer para mejorar tus ventas. Esto te funcionará especialmente bien si vendes cursos, talleres o formaciones que ya tienes creados.
  • Por qué un aumento de las desuscripciones es lo mejor que te puede pasar y por qué no deberías perder ni un minuto de tu tiempo preocupada por esta posibilidad.
  • Todo lo que necesitas saber para perder el miedo a molestar.  Hasta que no consigas romper esta creencia no conseguirás conectar de verdad.
  • 5 fuentes de inspiración gracias a las que siempre tendrás algo sobre lo que hablar.
  • El verdadero “truco” que hay detrás de esta estrategia y por qué no les funciona a los que se limitan a copiar lo que hacen los demás.

¿PRECIO DEL TALLER?

97€

Impuestos incluidos

ELLAS YA LO ESTÁN APLICANDO

¿dudas?

Aquí están las respuestas a las preguntas que suelen hacerme

¿Y si a mí ya me va bien con las redes sociales?

Pues seguramente te irá mejor con el email marketing.

No tienen por qué ser excluyentes, pero que tu visibilidad dependa del algoritmo cambiante de una red social puede llegar a ser un problema.

Las redes sociales nacen, crecen y desaparecen tienen sus propias reglas.

Estás siempre a merced de lo que decida el creador de la red social, o de que puedas llegar a destacar entre toda la competencia.

Con el email marketing los suscriptores son tuyos y, lo que es más importante, han decidido darte permiso para entrar en su bandeja de entrada.

Eso ya de por sí genera una conexión y cercanía que no conseguirás con la gente que topa contigo haciendo scroll.

Si consigues que tus suscriptores se interesen por tus correos, que tengan ganas de saber de ti y te lean con interés y curiosidad, la transición a la venta sucederá con mucha más facilidad.

Y eso es precisamente lo que vemos en el taller.


¿Sirve si todavía estoy empezando?

Como he comentado, hace más de un año que transformé por completo mi estrategia de email marketing con muy buenos resultados y con una lista que no supera las 500 suscriptoras.

Todo lo que vas a aprender en el taller va a ayudarte a diseñar un sistema de trabajo que te permitirá conectar con tu audiencia e incentivar tus ventas de un modo natural y cercano.

Si justo estás captando tus primeros suscriptores también puede servirte, lo único es que tendrás que adaptar la frecuencia de envíos para que sea algo que tenga sentido.

De todos modos, todo lo que vas a aprender en el taller, funciona para lista de todos los tamaños y frecuencias de envío.


¿Qué pasa si tengo dudas o necesito algo de ayuda? 

Aunque el taller esté en formato autoestudio me vas a tener al otro lado del email para cualquier duda o pregunta que puedas tener.


¿Puedo apuntarme ahora y hacerlo más adelante?

Claro.

Vas a tener acceso de por vida, así que puedes apuntarte ahora y hacerlo cuando mejor te vaya.


¿Hasta cuándo tendré acceso a los materiales?

Vas a tener acceso ilimitado a todos los contenidos.

No caduca.

Podrás ver el taller las veces que quieras, a la hora que quieras y estés donde estés.


¿Podré descargar los contenidos?

Podrás descargar la versión mp3 del taller, para que puedas escucharlo en el coche, por la calle o donde quieras.

La grabación en vídeo quedará alojada en una plataforma privada a la que podrás acceder cuando quieras y las veces que quieras, mucho más práctico que tenerla ocupando espacio en tu ordenador ;-)


¿Cuánto tiempo tendré que dedicarle?

El taller es de acceso inmediato y dura exactamente 1 hora, 17 minutos y 57 segundos.


¿Puedo pagar por PayPal?

Sinceramente, PayPal es a las pasarelas de pago lo que Hotmail a los gestores de correo.

Un horror para las profesionales que estamos "al otro lado".

Durante mucho tiempo estuve acumulando incidencias y problemas de soporte con PayPal, así que hace ya años que dejé de trabajar con ellos.

Actualmente uso la pasarela de pagos de Stripe, que te permite pagar de forma 100% segura tanto con tarjeta de crédito como de débito.


¿Es seguro pagar con tarjeta?

Mira, soy usuaria de eBay desde el 10 de mayo de 2006...

Y todavía encuentro sitios con los que no compartiría nunca los datos de mi tarjeta.

Si te fijas, donde sale la url de la web, verás que empieza por “https”, la “S” significa servidor seguro.

Según el navegador que utilices puede que también veas el símbolo de un candado cerrado, esto quiere decir que la información va cifrada y que las transacciones viajan encriptadas con total seguridad.


¿Puedo pagar por transferencia bancaria?

Sí, si lo deseas puedes pagar tu inscripción a través de transferencia bancaria.

Tan sólo escríbeme a hola@neusvirgili.com y te facilitaré los datos bancarios.


¿Podré comprar el taller más barato en algún momento?

No, en ningún caso.

Nunca nadie va a poder comprar una de mis formaciones más barata que las personas que ya la han comprado.

Nunca.

Ni cumpleaños, ni Black Friday, ni en ninguna oferta flash.

El precio no baja, lo único que puede hacer es subir.


¿Es una buena inversión?

A mí me lo parece.

Hoy en día nadie compra tras visitar una página web por primera vez.

Pero es que tampoco compramos si alguien nos bombardea con boletines comerciales.

Y perdemos el interés cuando nos saturan de valor...

En el taller verás cómo establecer una relación natural y auténtica con tu lista de suscriptores.

Para que tus emails se conviertan en una cita que esperan con ganas.

A mí lo de conectar y vender sin tener que recurrir a complicaciones técnicas ni orquestando grandes lanzamientos me parece una buenísima inversión.

Pero eso es algo que solo tú puedes valorar.


¿Preparada para sacar provecho a tu email marketing?

¿TE QUEDA alguna PREGUNTA sin respuesta?

Contacta conmigo enviando un correo aquí y te responderé lo antes posible.