Por qué emprender es mucho más que pasar de empleada a autónoma…  Y qué significa transformar tu forma de pensar para no boicotearte cuando decides poner en marcha tu propio proyecto.

ATENCIÓN: EL ACCESO A ESTE TALLER YA NO ESTÁ DISPONIBLE

Si quieres saber por qué algunas personas parecen echadas pa’lante  y son capaces de lidiar con la incertidumbre con total seguridad, en esta página te voy a mostrar cómo lo consiguen.

Pero antes de empezar quiero que quede claro que por mucho que tú aprendas, nunca vas a ser capaz de controlar lo que sucede a tu alrededor.

El emprendimiento es un camino lleno de cambios e imprevistos,  y nada de lo que tú o yo hagamos va a cambiar esa realidad.

Así que si lo que valoras por encima de todo es la seguridad y saber exactamente qué día llegará la nómina a final de mes, tal vez es mejor que dejes de leer ahora mismo.


Algunas personas parecen haber nacido con algo así como un gen emprendedor.


Destilan seguridad. 

Confianza.

Empuje.

Suelen dar una rabia tremenda.

La cuestión es que tener éxito emprendiendo no tiene nada que ver con haber nacido con la autoestima por las nubes, hay otra razón mucho más importante…

Debido al confinamiento muchas personas han empezado a plantearse esto de trabajar desde casa...

Pero entre tú yo, emprender desde casa no tiene nada que ver con los malabarismos del teletrabajo forzoso que hemos vivido estos meses.

Pero nada.

Igual que una no se convierte en emprendedora simplemente por estar dada de alta en autónomos.

Cuando puse en marcha mi proyecto, mi única motivación era poder disfrutar de la crianza de mi hijo en primera persona.

Ni realización personal.

Ni libertad financiera.

Ni trabajar con un portátil bajo un cocotero.

Estar a un “¡Mamá!” de distancia.

Y ya.

Tampoco quería convertirme en experta en nada.

Por no querer, no quería ni poner una foto mía en mi web.

Quería ganarme la vida trabajando online, sí, pero siendo anónima.

Pensaba que con ayudar a los demás a través de mis publicaciones en el blog sería suficiente.

La gente  leería mis textos, encontrarían solución a sus problemas y me adorarían.

Un plan sin fisuras, ¿verdad?

Evidentemente esa idea preconcebida explotó más rápido que un globo en una fiesta de cumpleaños.

Muchas otras cosas no han sido como yo imaginaba.

A veces lo he aprendido a las buenas y otras veces a las malas.

Nuevas herramientas.

Nuevos horarios.

Nuevas relaciones.


Pero lo que más ha cambiado es mi forma de pensar.


No sé a ti, pero a mí en la escuela no me enseñaron a llevarme bien con la incertidumbre.

Lo que me dijeron era que tenía que estudiar mucho, conseguir muchos títulos, y en caso de duda, seguir estudiando.

Con eso tendría suficiente para conseguir un buen puesto de trabajo.

Algo fijo y estable.

A mis padres les había funcionado.

Prácticamente se jubilaron en la misma empresa en la que empezaron.

Pero de eso hace mucho.

Hoy en día supongo que nadie espera jubilarse en la empresa en la que empieza como becario...

Pero, ¿desarrollar toda nuestra carrera profesional trabajando en nuestro propio proyecto?

¿Por qué no?

El principal problema es que queremos convertirnos en nuestras propias jefas replicando lo que haríamos al trabajar por cuenta ajena.

Y ahí es cuando llegan las hostias.

Es como intentar escalar una montaña equipada con un equipo de buceo.

Sí o sí te la vas a pegar.

Así que no es solo todo aquello que tenemos que aprender...

Sino todo lo que tenemos que desaprender.

Que es mucho.


En el mundo online de poco sirven los títulos, los conocimientos o la experiencia si no tienes la actitud adecuada.


Necesitas abrirte camino en un medio para el que nadie te ha preparado.

Y sí, tendrás que aprender un montón sobre plataformas web, marketing, ventas, redes sociales…

Pero eso es lo de menos.

Eso simplemente se aprende.

O se delega.

No hay mucho misterio ahí la verdad.

El verdadero reto está en transformar tu forma de pensar.

Porque de eso no se puede encargar nadie más.

Y por mucho que aprendas, si no haces nada para cambiar tu mentalidad...

Tus pensamientos te seguirán llevando a donde  siempre te han llevado:

A buscar la estabilidad.

A qué alguien te diga lo que tienes que hacer.

Y a evitar la incertidumbre a toda costa.

Y mira, emprender tiene muchas cosas.

Pero 100% predecible no es.

Entonces, ¿qué vas a hacer?

¿Confiar que con tener ilusión será suficiente?

Mucho me temo que necesitarás algo más.

¿Mi sugerencia?

La mentalidad es la base sobre la que se construye todo lo demás.


¿De qué va este taller? ¿Qué aprenderás en él?

  • Por qué si emprendes y sigues pensando como una empleada acabarás puteada hasta decir basta pero sin jefe al que culpar.
  • El principal error que cometen la mayoría de emprendedores y que no se soluciona  con ningún curso de marketing o ventas.
  • Una definición de riqueza que nada tiene que ver con cuánto tienes en el banco y cómo poner el dinero a trabajar para ti y todos los que vendrán detrás (solo si tú quieres, está claro).
  • Cómo saber qué tipo de mentalidad mantienes en este momento y qué puedes hacer para alinearla con tus nuevos objetivos personales y profesionales.

Las emprendedoras no amamos el riesgo.  En realidad todas queremos que las cosas salgan como esperamos, pero también sabemos que estaremos bien si algo se tuerce.


Por eso en el taller también veremos:

  • Cómo evitar que el miedo te paralice y convertir tus fallos y fracasos en combustible para seguir avanzando.
  • El arte de abrir tu mente a nuevas oportunidades haciéndote las preguntas adecuadas.
  • Los únicos recursos que necesitas para disparar tus resultados (y no tienen nada que ver con herramientas, funnels ni estrategias novedosas).
  • El cambio de chip que te permitirá tomar acción de forma constante y confiada.

Una hora y 44 minutos de taller en los que aprenderás a preparar tu mentalidad para llevarte bien con la incertidumbre, convertir el fracaso en una fuente de inspiración y ganar seguridad en la toma de decisiones.


Taller Mentalidad Emprendedora.  47€

Pago único. Impuestos incluidos.


¿Durante cuánto tiempo tendré acceso al taller?

El acceso al taller no caduca.  Podrás verlo cuando quieras y las veces que quieras.

Es decir, el acceso es para siempre.

Puedes empezar hoy, mañana o dentro de un mes.

Tendrás acceso ilimitado y podrás visualizarlo a tu ritmo.


¿Cómo voy a acceder a los contenidos?

El taller está grabado y todos los materiales están alojados en una plataforma privada a la que podrás acceder con tu propio usuario y contraseña a cualquier hora.  Solo necesitas un dispositivo con acceso a internet.


¿Podré descargar los materiales?

Podrás descargar el audio del taller en versión mp3, así como la guía de trabajo.

El vídeo no está disponible para descarga, pero podrás verlo siempre que quieras, recuerda que el acceso es permanente y no caduca.


¿Puedo pagar con PayPal?

Sé que estamos muy acostumbradas a pagar con PayPal, pero hace ya dos años que no trabajo con ellos debido a problemas con su servicio de soporte.

Actualmente uso la pasarela de pagos Stripe, que dispone de la certificación máxima de seguridad según el Estándar de Seguridad De Datos para La Industria de Tarjeta de Pago.


¿Es seguro pagar con tarjeta?

Compartir los datos de tu tarjeta por Internet suele dar desconfianza a todo el mundo,  a mí la primera.

Si te fijas, donde sale la url de la web, verás que  empieza por “https”, la “S” significa “servidor seguro”.

Según el navegador que utilices puede que también veas el símbolo de un candado cerrado, esto quiere decir que la información va cifrada.

Con ello nos aseguramos que las transacciones viajan con total seguridad.


¿Puedo pagar por transferencia bancaria?

Sí, si quieres pagar así escríbeme a hola@neusvirgili.com y te facilitaré los datos que necesitas para la transferencia bancaria.


¿Qué perfil de personas le sacarán mejor partido?

La respuesta a esta pregunta es muy sencilla.  Las personas que le van a sacar partido a este taller son persona que quieren emprender (o incluso ya están emprendiendo) pero a menudo se bloquean y no avanzan debido a sus dudas e inseguridades. 

Y también le sacarán provecho aquellas personas que, sin querer emprender, quieren darse la oportunidad de trabajar su mentalidad para poder adaptarse con éxito a un mundo laboral cada vez más cambiante.


¿Hay soporte? ¿Te puedo escribir si tengo alguna duda?

Al comprar el taller recibirás un link para acceder a un grupo de soporte en Facebook en el que podrás plantear tus preguntas y me tendrás ahí para resolver tus dudas.

El acceso al grupo también es ilimitado.


¿Tiene garantía de devolución? 

No.  El acceso a todos los materiales es inmediato y estoy segura de que te va a ayudar a ampliar tu mente y ganar seguridad en ti misma, así que no ofrezco devoluciones ni garantías.

Entiendo que esto pueda disgustar a algunas personas.  Si es tu caso, encontrarás un montón de formaciones por internet que sí la ofrecen.


¿Es una buena inversión?

He concentrado en menos de dos horas los aspectos principales a los que debes prestar atención para sentar las bases de una mentalidad que te impulse a tomar acción en lugar de bloquearte por el miedo a equivocarte o a hacer el ridículo.

Si te lanzas a emprender sin invertir en tu mentalidad es probable que caigas en el auto-boicot.   No le pasa a todo el mundo, pero es habitual.  

Por supuesto  la decisión te corresponde a ti.  Solo tú sabes lo que necesitas en este momento de tu vida.


Taller Mentalidad Emprendedora.  47€

Pago único. Impuestos incluidos.